Tania Conde, clarividente
AVISO:
Tania Conde...
No tiene 806, ni 902

Las grandes etapas esenciales de iniciación

1. Primer grado iniciático: Preparación. Es un período de mentalización y experiencias de sujetos catalépticos y trances. El futuro iniciado empieza por abrirse mentalmente a la belleza, grandeza y trascendencia de los estados superiores de conciencia. Pasa por experiencias de viajes astrales en estado de trance. Tiene acceso extrasensorial y extracorporal a niveles superiores de luz y de información. La incomunicación sensorial, el total aislamiento de luz y sonido en las interioridades profundas de las pirámides, preparaban al futuro iniciado para la gran iluminación.
2. Segundo grado iniciático: Purificación. «Bienaventurados los limpios de corazón. Ellos verán a Dios». Dios es el gran símbolo de lo absoluto, infinito y total. El corazón es la gran metáfora de la profunda interioridad humana: limpios significa quitar basura y suciedades. Significa quitar estorbos y peligrosidades. Limpiar es eliminar todo lo que sea obstáculo para la libertad de movimientos en el espacio. Limpiar es eliminar y suprimir todo lo que sea un peligro para la salud en la falta de higiene en el propio cuerpo; en los alimentos y vestidos; en los utensilios de la cocina y de la medicina; en los espacios domésticos y públicos. Limpiar es eliminar todo lo que sea fealdad y espectáculo desagradable para la vista.
3. Tercer grado iniciático: Iluminación superior. Este estado superior de conciencia tiene distintos nombres y distintos efectos. Se le llama percepción intuitiva y clarividente. Alcanza el mayor nivel de certidumbre humana. También se le designa con el nombre de éxtasis y experiencia mística. Es el supremo grado de felicidad humana. Es una especie de orgasmo espiritual inefable. Uno de los efectos más visibles y trascendentes de la iluminación superior en el iniciado, es que cambia radicalmente su tabla de valores y su rumbo de vida. Se convierte en un hombre nuevo y desconocido; en una persona con total libertad interior; en total desapego afectivo hacia los bienes y placeres perecederos y efímeros.
4. Cuarto grado iniciático: Iluminación suprema. Para designar este altísimo grado de iluminación en el iniciado, hay también nombres y palabras especiales: Epifanía, conciencia cósmica, Nirvana. Jesús, después de su bautismo en el Jordán, tuvo conciencia clarísima de su condición divina; oyó en vivo y en directo la voz de su Dios: «Tú eres mi hijo amado. Tú eres mi elegido». Conciencia cósmica significa conocimiento y comprensión clara de todas las leyes y dinamismos, que rigen lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande en el universo.
Finalmente, el Nirvana designa la suprema iluminación y liberación interior de ataduras y apegos a las apariencias e impermanencias del mundo exterior, empírico y sensorial. El Bodhísatva tibetano ya no necesita continuar reencarnándose para completar su evolución en la tierra. Si reencarna es para ser un Avatar; es decir, un guía espiritual, lleno de sabiduría y humanismo, al servicio del perfeccionamiento mental y moral de todos los hombres.

Grandes iniciados
I. Moisés. Vivió hacia el 1.300 a. C. Fue un sacerdote iniciado por Osiris. Fue un gran profeta del Dios de Israel. Contactó con él en el Monte Sinaí. Allí recibió la gran iluminación y revelación del decálogo. Moisés fue el gran organizador del monoteísmo judío. Para él no había más Dios verdadero y supremo que el Dios liberador del pueblo hebreo, esclavizado en Egipto. Los cuarenta años de travesía del desierto, desde Egipto hasta Palestina, fueron años de prodigios y acontecimientos históricos sobrehumanos. Moisés actuó siempre como un elegido de Dios; como una auténtica bendición de Dios para el pueblo hebreo; como un gran iniciado lleno de sabiduría profética y de fortaleza inquebrantable, de altura y elevación de miras. Moisés prefiguró, simbolizó anticipadamente y a nivel nacional, lo que sería y haría Jesús a nivel mundial: otro gran iniciado, profeta y liberador.

Más allá de lo que vemos y percibimos se encuentran formas no visibles que influyen en el mundo sólido. Tania Conde, Clarividente, consejera espiritual, especialista en problemas psico-espirituales; amor, ansiedad, sentimientos, roturas de pareja, familia, hijos, religión, depresión, miedos, etc... y todos los problemas que se derivan de una patología psicosomática. Con ella encontrarás todo lo que buscas y solucionarás, todas tus dudas. Tania Conde, te ayudará a encontrar tu espiritualidad dormida....

Tania Conde en la radio
Tania Conde, Punto Radio